El tesoro de Maui - Cap. 14/14

El suelo empezó a temblar pero no salimos corriendo de ahí, ni siquiera nos sobresaltamos. Ruiha se agarró al brazo de Anaru, pero los demás únicamente compartimos miradas y permanecimos quietos. En alerta, pero a la vez tranquilos. Las ganas que teníamos de llegar al tesoro superaban cualquier cosa.

La pared de piedra que teníamos delante, en la que habíamos introducido los medallones, empezó a abrirse y ante nosotros fue apareciendo una enorme gruta. Ahí dentro había estalactitas y un gran lago de agua cristalina que brillaba con los rayos de luz que entraban por las grietas de las paredes, pero no fue la belleza del lugar lo que acaparó nuestra atención. En el centro de ese lago, sobre un pequeño islote formado por rocas, se hallaba el tesoro más grande que habían visto mis ojos.

El suelo dejó de temblar cuando la puerta se hubo abierto completamente. Al pasar al otro lado mi corazón se disparó. Estaba tan maravillada que ni siquiera podía hablar y no parpadeaba. Braxton soltó grito de jubilo; eso fue lo que me hizo reaccionar.

Eufóricos, nos lanzamos al lago sin vacilar. El agua nos llegaba hasta la cintura y pudimos cruzarlo andando. Cuando llegamos al islote salimos tiritando de esa agua tan fría, pero eso daba igual. Estábamos pisando el tesoro al que tanto nos había costado llegar y yo no podía acabar de creérmelo.

Empezamos a tocarlo y a cogerlo todo con nuestras manos. Había monedas, joyas, objetos de valor... No me di cuenta hasta que llevábamos un rato ahí de la fascinación con la que Anaru y Ruiha admiraban todo aquello que pisábamos. Ese tesoro suponía para ellos algo muy distinto de lo que significaba para Braxton y para mí, y para cualquier otro pirata. Ellos no veían oro y riqueza como nosotros, sino unos bienes que habían pertenecido a varias generaciones de sus antepasados, a quienes habían pertenecido y quienes lo habían llevado hasta allí. Ese tesoro formaba parte de ellos.

  • Tenemos que coger todo lo que podamos y llevárnoslo – dije.
  • ¡Pero si ni siquiera tenemos un lugar al que llevarlo! – dijo Braxton.
  • El Hiperión – Braxton arqueó una ceja -. No puedes dejar que te quiten el barco, que además era de tu padre.
  • Sí, tienes razón. Es mejor lo llevemos al Hiperión cuanto antes, ahora que Danilo y los demás no están en él.

Había varias cajas y baúles de madera de diferentes tamaños que los polinesios habrían utilizado para transportar aquello. Cogimos tres y empezamos a llenarlos con prisas con lo primero que pillábamos. Todo tenía valor.

Los teníamos casi llenos cuando una voz familiar resonó entre las paredes de la gruta. El collar que sujetaba en ese momento se me cayó al suelo. Anaru, que estaba agachado delante de mí, me miró.

  • Sabía que nos llevaríais al tesoro. Os estoy muy agradecido.
Danilo estaba en la entrada, acompañado por Ottavio, Jonas y los demás amotinados.

Nos superaban considerablemente en número, e iban armados. Los cuatro éramos conscientes de que no teníamos posibilidades de poder con ellos, pero ninguno de nosotros daba el primer paso para rendirse y nos manteníamos firmes.

Braxton estaba de pie a mi lado. Parecía tranquilo, pero a la vez tenía los puños apretados.

  • ¿Qué hacer nosotros? - me preguntó Anaru en voz baja.
  • Tranquilos, ya hemos llegado al tesoro, no os necesitamos – dijo Danilo -. ¿A que esperáis? Idos, antes de que vuelva a cambiar de opinión. Tal vez podáis vivir en alguna tribu de indígenas, a no ser que no les agradéis como vecinos y os prefieran de almuerzo.
  • No pensamos irnos sin una parte del tesoro, y mucho menos sin el barco de John Joe – dije.
  • Oh – exclamó Danilo, y compartió una mirada con sus colegas -, entonces retiro lo dicho.

Danilo y los demás se lanzaron al lago, gritando como guerreros que acaban de iniciar una batalla. Mientras avanzaban por el agua busqué algo que pudiese hacer servir como arma. Lo único que encontré fue un abrecartas que recordaba a un puñal que tenía pequeños diamantes incrustados en la empuñadura de oro.

Braxton recibió a Jonas con una patada en la cara que le tiró de espaldas cuando éste iba a salir del agua. Él estaba más acostumbrado a usar la fuerza física que las armas. Anaru protegía a Ruiha, que se estaba escondiendo detrás de él, y golpeaba a quién se les acercara. Pero pronto pudieron con nosotros. Ottavio y otro pirata grande y robusto al que le faltaba el pulgar en la mano izquierda redujeron a Braxton, y Anaru cayó de rodillas al suelo de dolor después de recibir una patada en las costillas. Danilo se acercó directamente a mí y me apuntó directamente a la cabeza con un mosquete. Yo me puse en posición de defensa, empuñando el abrecartas que provocó risa a todos los amotinados. Braxton intentó zafarse en vano de los que le tenían sujeto.

  • Tengo que reconocer que tienes agallas, bella. Sabes que tu y tus amiguitos vais a morir y sin embargo permaneces tan serena y firme como siempre, aplaudo tu actitud. Es una pena que tenga que matarte – hizo una pausa -. Bueno, no voy a perder más el tiempo con vosotros. ¿Quieres despedirte de tu amiguito el capitán y de los salvajes antes de morir? ¿No? Genial.

Danilo se preparó para dispararme, y cerré los ojos. Mientras esperaba el disparo oí el pálpito de mi corazón. Golpeaba mi pecho como si se tratara de un tambor. Escuché un gruñido que probablemente salió de la garganta de Braxton. Oía las gotas de agua que se desprendían de las estalactitas y caían al lago, y finalmente escuché como Danilo cargaba su arma. Un aire frío recorrió todo mi cuerpo mientras esperaba el sonido del gatillo.

El suelo empezó a temblar de golpe y cuando me di cuenta ya estaba en el suelo. Las sacudidas eran tan fuertes que incluso algunas estalactitas se desprendieron del techo y cayeron al agua.

Teníamos que aprovechar ese momento de confusión y pánico para salir de ahí. Braxton, Anaru y Ruiha se reunieron conmigo mientras los amotinados se llenaban los bolsillos de oro y joyas con prisas. En medio de ese caos cogimos dos de los tres baúles que habíamos llenado y con ellos bajo el brazo nos tiramos al lago y nadamos con urgencia hacia el otro lado.

Oí a Danilo gritar mi nombre con rabia cuando estábamos saliendo de la cueva por esa boca de la cara de Maui que había esculpida en la entrada, pero ni siquiera me volví. Corríamos por las aguas verdosas de la charca cuando oí un disparo a mis espaldas, y al segundo sentí un golpe en el omoplato derecho. Me había dado pero únicamente me tambaleé y seguí corriendo.

No me paré y nadie se dio cuenta de que me habían herido. Seguí corriendo hacia el bosque detrás de los míos, pero poco a poco me iba quedando atrás. Sentía como el omoplato me ardía de cada vez más y que el dolor iba expandiéndose por mi espalda, pero seguí corriendo hasta que no pude aguantar más el dolor y caí de bruces al suelo. Fue entonces cuando los demás vieron la sangre y se dieron cuenta de que me habían disparado.

  • ¡Estás herida! - exclamó Braxton, arrodillándose a mi lado – ¿Por que no nos lo has dicho?
  • No importa, estoy bien – quise ponerme en pie -. Tenemos que llegar al bote antes que ellos.
  • Quieta - me cogió de los brazos -. Tenemos que sacarte la bala y comprobar que no hayan entrado trozos de tela en la piel. La herida podría infectarse.
  • Eso ya lo haremos en el barco, ahora no podemos perder el tiempo con estupideces – me puse en pie.
  • ¿Estupideces? Te han disparando, estás sangrando.
Braxton y yo seguíamos discutiendo cuando, de detrás de unos arbustos, apareció un pirata de cabellera lacea y sucia que siempre llevaba una banda roja en la cabeza. Se trataba de Jonas. Tenía un labio cortado y media cara hinchada, ni siquiera parecía él. Probablemente eso se lo había hecho Braxton al darle aquella patada en la cara. Jonas atacó directamente a Braxton, y éste se defendió con los puños.

  • ¡Corred hacia el bote! - nos dijo Braxton – Venga, ya os alcanzaré.

Anaru y Ruiha me agarraron, cada uno de un brazo, y me estiraron. Me giré hacia atrás varias veces mientras corríamos, hasta que perdí a Braxton y a Jonas de vista entre los árboles de la selva.

Estaba empezando a pensar que nos habíamos perdido cuando vi el mar aparecer ante mis ojos en el horizonte. Anaru había tenido que cogerme en brazos cuando empecé a marearme en un momento determinado de esa carrera, pero cuando llegamos a la playa le pedí que me dejara en el suelo. A unos cien metros de distancia estaban los amotinados, subiéndose en sus botes.

Vi a Danilo preparándose para subir a uno de esos botes, y mi sangre empezó a hervir de tal manera que sentí crecer una fuerza en mi interior tan grande que hizo que me olvidara de que estaba herida y perdiendo sangre.

  • ¡Tú, maldito bastardo! - grité, y fui directa a él.
  • ¿Aún estás viva? - puso los ojos en blanco -. No hay quién acabe contigo. Me estás cansando.
  • No me rindo fácilmente, y lo sabes.
  • Acabemos ya con esto.

De nuevo me apuntó con el mosquete. Esta vez no cerré los ojos. Le miré con odio, y él me devolvió esa mirada. No vaciló tanto como la vez anterior y apretó el gatillo, pero del cañón del mosquete no salió ni aire.

  • Mierda, se habrá mojado la pólvora – dijo, y lanzó su arma al mar con rabia.

Anaru se puso a mi lado y nos miramos. Él estaba viendo lo mismo que veía yo, algo de lo que Danilo aún no se había dado cuenta y que nos estaba dando mucha ventaja sobre él.

  • Ahora somos dos contra uno – le dije.
Danilo se rió, pero luego comprendió lo que había dicho y su expresión cambió completamente mientras se volvía lentamente.

Imagino lo que debió sentir cuando vio que los suyos, su querido amigo Ottavio incluido, se estaban alejando en los botes, dejándolo a él atrás. Aprovechando que nos daba la espalda, Anaru le agarró por detrás y yo le apuñalé en el estómago con el abrecartas sin vacilar ni un solo segundo. Los ojos sin brillo de Danilo miraban con horror la hoja de mi arma, que estaba cubierta de sangre. De su sangre.

  • ¿No quieres despedirte de nadie? - tragó saliva -. Ciao.

Volví a clavarle el abrecartas, esta vez en el corazón. Anaru le soltó y cayó desplomado en la orilla. Mientras miraba su cuerpo sin vida de donde salía sangre que teñía la arena y el agua de rojo, no solo noté alivio por haber eliminado finalmente a Danilo sino que también sentí que había vengado la muerte de Mor.

Me tambaleé y Anaru me agarró para que no cayera al suelo. Mi herida me recordaba que estaba ahí. Volvía a arder y notaba como poco a poco me estaba quedando sin energía.

Anaru me ayudó a sentarme sobre la arena. Le supliqué que fuese a buscar a Braxton, y lo hizo. Me tumbé sobre en la arena y Ruiha hizo que apoyara la cabeza sobre su regazo. Ella empezó a cantarme una canción en su lengua. No entendía lo que decía pero me gustaba como sonaba. Me recordó a las canciones que solía cantar mi madre, y varios recuerdos de mi infancia asaltaron mi memoria. La vi a ella, con su larga melena pelirroja trenzada, canturreando melodías suaves mientras cosía junto a la ventana los días de lluvia.

Miraba el Hiperión, que flotaba en el mar cuya tranquilidad no me inspiraba nada más que calma. Quería mantenerme despierta para ver si Anaru regresaba con Braxton, pero el tiempo pasó y no pude mantenerme consciente por mucho rato más. Mis ojos se cerraron y seguí escuchando la canción de Ruiha durante un buen rato más, hasta que dejé de sentir y todo se quedó en silencio.

11 comentarios:

Flor de Cerezo dijo...

Hola hermosa Kat :d paso a saludarte y a comentarte de mi especial de Halloween, como eres una de mis escritoras favoritas te comento que este concurso debes escribir una historia de terror que luego los lectores votaran :D ♥ el ganador se lleva un premio, espero que puedas y si no no importa, te dejo el link
PD: si te gusta escribir o leer, pasate por mi blog de relatos donde este mes se realiza el ESPECIAL DE HALLOWEEN, donde participantes suben sus historias y los demas votan por su favorita :D

http://relatosdeunaflor.blogspot.com.ar/#/2012/10/especial-halloween.html


PD: Esta historia que escribiste ultima me intereso mucho el argumento, esta noche empiezo a leerla con mi celular en la cama XD Jaja ♥ gracias por publicarlas, saludos ...

Flor de Cerezo dijo...

Jaja creo que te pegue no solo el link, si no el "PD" que le dejo a otros blog. El unico PD para vos es el ultimo :D y obvio el link XD Jaja ,,,

Flor de Cerezo dijo...

¿Murieron? D: ... Me gusto mucho esta historia, muy linda. Valio la pena, como todas tus historias, leerla (:

Flor de Cerezo dijo...

Holaaa :D Te deje un premio Halloween para tu blog ^^ en mi blog: http://sakurakiminitodoke.blogspot.com.ar/

Saludos ♥

PD: Se te extraña Katkat D:

Flor de Cerezo dijo...

¡¡Hola!! Paso a infórmate que tienes un premio en mi blog: http://relatosdeunaflor.blogspot.com/

Que andes muy bien, nos estamos leyendo. Besos :D

Berta Cruells dijo...

Me encanta tu blog y todos tus textos!

Seria un placer que te pasases, ahora ya tienes una seguidora más!!

Besos, Berta.

www.bertacruells.blogspot.com

Orne dijo...

Hola Kat :) aproveche el fin de semana para leer los capitulos que me faltaban (estaba medio atrasada)... me gustaron mucho! cada uno mas genial que el anterior :)

Besote!

Hana Sakura ~ dijo...

Hola, ahora paso a avisarte que mi blog "Relatos de una Flor", esta a punto de ser eliminado porque tiene un virus y no quiero afectar las PC's de mis seguidores... Por lo que ya cree otro blog RELATOS DE UNA FLOR: http://relatosdeunaflor-hanasakura.blogspot.com.ar/ Donde ahi comenzare a subir mis historias viejas y nuevas, asi que pasaba a avisarle a mis seguidores... Disculpa las molestias, nos leemos pronto ♥ Besos :D

Francisco M. dijo...

¡Hola amig@!

He conocido tu blog navegando por la red y llamó mi atención. Entonces quería pasarme para saludarte entre otras cosas, al igual que para darte las gracias y ánimo para continuar con "la casa" tan bien.

También aprovecho para animarte a continuar en esta misma línea, ya que haces un trabajo muy cómodo de leer y que aunque no lo creas, puede llegar a ser realmente útil para muchas personas, como ha sido mi propio caso.

Aprovecho también para desearte una casi ya, buena entrada de semana, llena de suerte y emociones muy agradables. Con tu permiso y si me lo permites, volveré en unos días para ver si se produjeron novedades en tu casa.

Si te apetece puedes encontrarme en mi rincón de felicidadenlavida

Un fuerte abrazo,
Francisco M.

sнιиε dijo...

Pásate Kat, tienes un premio [Aquí] ☻
Un beso~

Celeste c dijo...

Hola Kat.. gracias por pasar por mi blog.. Que lindo lo que escribes!!
Un beso